Corpus Cristi en Toledo_2009

Con algunas semanas de antelación las calles de Toledo por las que discurren la procesión se cubren de toldos a modo de largo palio que acoge la eucaristía que porta la custodia. La tradición popular asegura que inevitablemente los toldos se debe mojar por la lluvia algún día antes de la procesión, algo que se incumple en rara ocasión.

El recorrido se va poblando a lo largo de los días de reposteros o colgaduras bordadas con escudos y motivos eucarísticos. Los muros de la Catedral se cubren de ricos tapices, es decir Toledo se viste sus mejores galas para la fiesta mas importante de la ciudad.